CZURB

COMBATE EN ZONAS URBANIZADAS

 

El desarrollo de la civilización ha creado un creciente número de núcleos de población en todo el mundo, además este crecimiento ha sido especialmente rápido en las  regiones con cierta inestabilidad política. Constantemente desaparecen bosques y zonas verdes y aparecen zonas urbanizadas.

Las zonas urbanizadas estarán, por tanto muy presentes en el futuro campo de batalla y, por ello el combate en zonas urbanizadas no puede ser eludido.

En esencia, las operaciones en áreas urbanizadas, combinadas con la amenaza IED, son un aspecto fundamental del combate: el enemigo a corta distancia, la aparición constante de los francotiradores, el estrés de combate extremadamente alto y la dificultad de distinguir las fuerzas de oposición de la población civil, hacen este tipo de combate extremadamente difícil y peligroso para las tropas propias.

Con este objetivo nace el desarrollo de estas jornadas, teniendo como premisa fundamental la de conjugar un adiestramiento lo más real posible con unas estrictas medidas de seguridad.

La instrucción y el adiestramiento que se recibirá a lo largo del desarrollo de estas jornadas se rigen por los siguientes principios básicos:

• Realismo.

• Progresividad.

• Seguridad.

Realismo, para que nuestras unidades puedan adiestrarse en un entorno y en unas condiciones lo más parecidas posibles a las que se encontrarían si desarrollasen sus operaciones en este tipo de áreas.

Progresividad, evitando desarrollar tareas de instrucción y adiestramiento de dificultad superior sin haber realizado las previas en una escala progresiva de complejidad.

Seguridad para que, a pesar de realizar una instrucción y adiestramiento reales, se eviten toda clase de riesgos y se conciencie a nuestro personal de la importancia de las medidas de protección de la fuerza en este tipo de combate.

 Lecciones Aprendidas sobre Combate Urbano Convencional

Extracto del Art. de cecilioandrade.es

En cuanto al empleo de las Unidades en general.

– En los actuales conflictos en zona urbana pueden llevarse a cabo desde operaciones de combate hasta operaciones de estabilización y reconstrucción, que pueden desarrollarse simultáneamente en el mismo escenario. Esto exigirá a los combatientes estar preparados para la situación mas exigente y estar preparados para pasar de una situación a otra de forma inmediata.

El combate urbano es un combate interarmas Existe la necesidad de la cooperación entre infantería ligera, pesada e ingenieros incluso a nivel pelotón.

El liderazgo en las pequeñas unidades es muy importante (desde los griegos antiguos se denomina la guerra de los cabos). La coordinación de acciones dentro del pelotón y el enlace constante entre sus componentes es fundamental.

Es constante la necesidad de actualización de medios cartográficos de apoyo: fotografías aéreas, ortoimágenes, croquis etc.

Existe gran dificultad en las comunicaciones tácticas por el efecto de “apantallamiento” de las edificaciones.

La instrucción previa específica CZURB aumenta de forma muy importante las posibilidades de éxito y disminuye en el mismo grado el riesgo de sufrir bajas.

Reviste importancia especial una buena instrucción de tiro para poder discriminar con precisión amigo de enemigo así como reaccionar de forma inmediata ante situaciones de peligro y ser capaces de destruir al enemigo inmediatamente con fuego rápido y preciso.

 Se siente gran necesidad de tiradores selectos ante la amenaza de la efectividad de los francotiradores enemigos.

El desgaste del material, de la munición y de los víveres es mucho mayor de lo habitual por lo que hay que procurar estar pendiente de los consumos para solicitar la reposición a tiempo.

Es importante la modificación y adaptación constante del material y equipo. Además hay que dotar a las unidades de material y munición especial: escalas, explosivos, cinta de marcar, palancas, cizallas, pintura luminosa, linternas, humos, etc.
– Habrá mayor número de bajas por lo que cada combatiente debe saber tratar y estabilizar a un herido.

Y por último, olvidarnos para siempre de la frase “tu no pienses, otros lo hacen por ti”, en este entorno es letal por definición. El más torpe de nuestros hombres debe no solo pensar, sino reaccionar en décimas de segundo, de forma precisa y correcta, sin esperar ordenes, que en todo caso llegarían tarde. ¿Cómo se consigue esto? Dando al combatiente conocimientos con los que poder decidir y actuar, y sobre todo.

«INSTRUCCIÓN, INSTRUCCIÓN E INSTRUCCIÓN»

Las unidades acorazadas y mecanizadas tendrán que moverse a través de la ciudad con protección completa (escotillas cerradas) y con continuo apoyo y mutua protección.

Las tripulación de vehículos acorazados/mecanizados deben saber operar desmontados de sus vehículos cuando sea necesario.

Las unidades acorazadas y ligeras tienen necesidad de instrucción conjunta ya que al trabajar en conjunto deben tener presente las capacidades y características de cada una. Para ello las comunicaciones entre los acorazados/mecanizados y la infantería ligera son esenciales

Las habilidades fundamentales de la infantería son imprescindibles para todas las especialidades y todas las misiones; incluyendo las unidades acorazadas

Necesidad de disponer de buenos medios de identificación amigo-enemigo para evitar el fuego “fratricida”.

Es necesario que el combatiente se familiarice con el Combate en Zona Urbana (CZU), adaptándose al medio y aprendiendo los nuevos procedimientos.

Para ello debe acostumbrarse a actuar de una forma aislada sin perder el contacto con sus compañeros.

Debe ser capaz de soportar el stress al que se verá sometido, proporcionar los primeros auxilios a un compañero, adaptarse a situaciones nuevas, evaluar la amenaza de una forma eficaz, tratar a la población civil con deferencia, ser un buen tirador, saber aplicar una agresividad controlada, saber moverse por el medio urbano, etc.

Son muchos aspectos que si no están ensayados y automatizados ponen en peligro su propia supervivencia, y por ello la del conjunto del equipo.

Por otra parte, las unidades deben acostumbrarse a romper su orgánica tradicional, formar los agrupamientos tácticos adaptados a cada misión con integración de Zapadores, Carros y elementos mecanizados, y familiarizarse a utilizar procedimientos especiales y material no habitual.

En pocas palabras:

Instrucción completa, continuada, realista y precisa en conceptos, criterio y expectativas.

Comments are closed.