De Marruecos al Sáhara

 DEL NORTE DE ÁFRICA AL ÁFRICA OCCIDENTAL: SAHARA, 1958-1975

INTRODUCCION

Trasladar un Tercio del norte de Africa al Africa occidental para reconvertirlo en sahariano no resultaba nada fácil, máxime si tenemos en cuenta que estamos hablando del año 1958. Sin embargo, se optó por una solución bastante sencilla y, por lo que he podido apreciar, muy poco conocida por los mandos y legionarios que actualmente forman en las filas de las Banderas afectadas: la transformación de las Banderas expedicionarias en VII y VIII. Con ello se evitó el largo viaje que sólo tuvo que efectuar el Coronel del Tercero con su Agrupación de Planas y Compañías de PLM y Destinos. Tras informar de todo ello, pasaré a describir los cuarteles que tuvo el D. Juan de Austria en el Sahara, tanto en el Aaiún (Rayen-Mansur y Sidi-Buya) como en el interior (Smara, Edchera) así, como otros puestos donde unidades del Tercero estuvieron destacadas (Hagunia, Guelta-Zemmur, Messeied, Daora, Hausa, Farsía, Uad Tim, Tifariti, Mahbesd escaiquima, Amgala, etc):

A continuación hablaré de las tres unidades del 3er Tercio nacidas en el Sahara: el I Grupo Ligero Blindado, la 1ª Batería de Artillería y la Compañía de carros Bakali desgraciadamente desaparecidas todas ellas. Para terminar relataré algunas anécdotas ocurridas en la época del desierto. En evitación de que esta etapa dedicada al Sahara resultara demasiado larga, la he dividido en dos capítulos, reservando el siguiente, según veremos, para los ejercicios tácticos, la marcha verde y la evacuación del territorio (operación Golondrina).

DE MARRUECOS AL SAHARA

La transformación de las Banderas

Con motivo de la independencia de Marruecos y el conflicto de Ifni- Sahara se dictó la Instrucción B-13-58 en agosto de 1.958 por la que muchas Banderas de la Legión sufrieron una transformación o cambios de numeración, de ubicación, de Tercio o incluso se disolvieron, integrándose su personal en otras unidades legionarias. La fecha clave fue el 1 de octubre de 1958 con ocasión de la creación de los dos Tercios saharianos. En ese momento los cuatro Tercios estaban compuestos por una Agrupación Mixta y tres Banderas cada uno, numeradas correlativamente, esto es, al Tercio 1º, Gran Capitán, de Tahuima (Melilla) pertenecían la I, la II (esta última destacada en el Sahara) y la III. El 2º, Duque de Alba, tenía en Riffien solo la V Bandera, pues la IV también estaba destacada en el desierto y la VI en Sidi-Ifni. El 3er Tercio, Juan de Austria, disponía en Larache de la VII y VIII Banderas, mientras que la IX era otra de las expedicionarias en el Sahara. Por último el 4º Tercio, Alejandro Farnesio de Villa Sanjurjo, mantenía todas sus Banderas en Marruecos, la X, XI y XII.

Cuando en 1958 se crearon los Tercios saharianos, se pensó que en lugar de que las VII y VIII Banderas se trasladaran con todo su personal, material y armamento desde Larache al Aaiún, sería mejor convertir la II del 1er Tercio, que según lo dicho ya se encontraba en el desierto, en la VII; y lo mismo ocurrió con la IV del 2º Tercio que también estaba en el Sahara, pasando a ser la VIII. La VI del 2º Tercio en Sidi-Ifni se disolvería dándoles opción a sus componentes de quedarse en el África occidental integrándose en las VII y VIII Banderas (es decir en las antiguas II y IV),o bien en las unidades legionarias de nueva creación; esto es, los Grupos Ligeros de Caballería y las Baterías de Artillería.

Por su parte el 4º Tercio solo tuvo que desplazar desde Villa Sanjurjo al Sahara a sus Planas Mayores y a la XI Bandera reconvertida en X, pues la IX, del 3er Tercio (también ya en el Sahara según lo dicho), cambió de Tercio, pasando a pertenecer al 4º. Las otras dos Banderas del 4º que se encontraban en Marruecos se trasladarían a Tauhima la X, convirtiéndose en la II (desplazada al Sahara) y a Dar-Riffien la XII, disolviéndose e integrándose su personal en el 2º Tercio. En definitiva el 4ª Tercio, de composición similar al 3ª pero sin Sección de Música, disponía de la 2ª Batería Transportada, el II Grupo Ligero Blindado y las IX Bandera (antes IX del 3º) y X Bandera (antes XI del 4º).

A todo esto, las antiguas VII y VIII del Juan de Austria marcharon desde Larache al 2º Tercio, ocupando en Riffien los alojamientos vacíos de la IV y VI Banderas (recordemos que se encontraban en el Sahara y Sidi-Ifni respectivamente), tomando la nueva denominación de estas dos Banderas, Banderas que regresaban por tanto a la cuna que les vio nacer allá por 1925-26 y donde anduvieron sus primeros años de vida hasta su disolución en diciembre de 1932. Una vez allí, los Comandantes Jefes de las antiguas Banderas VII y VIII (ahora IV y VI) con sus Guiones, y algunos Capitanes de Compañía con sus Banderines, más todos los cuadros de mando que así lo quisieron, se trasladaron al Sahara para hacerse cargo de sus nuevas unidades. Lo mismo hicieron los jefes y mandos de las antiguas II y IV Banderas (convertidas en VII y VIII) que tuvieron la opción de volver a Marruecos desde el Sahara o bien quedarse allí. Según los dicho la XII del 4º, trasladada a Dar Riffien desde Villa Sanjurjo, se disolvió completando con su personal las plantillas de las IV, V y VI Banderas.

La moharra del águila imperial

Como algo curioso cabe citar que actualmente en el Guión del 3er Tercio y en el de la VII y VIII Banderas aparece en las moharras, debajo de la pica, un águila imperial de Carlos I con dos cabezas y el emblema de la Legión en el centro. ¿ Por que?. Pues al parecer ello se debe al intercambio que hubo de los mástiles portaguiones entre la VII Bandera y la II Bandera expedicionaria en el Sahara (que precisamente tiene como escudo de armas la citada águila bicéfala de las armas de Carlos I). Es decir que posiblemente los Jefes de las Banderas se llevaron solo para el viaje el paño de los Guiones además del de la enseña nacional, no los mástiles, encontrándose el Cte. de la VII Bandera al llegar al Aaiún un mástil con la citada moharra, donde colocó el Guión. De hecho en una fotografía de 1964 en la que aparece el entonces Teniente D. Evaristo Muñoz Manero (actualmente Teniente General) abanderado, la Enseña Nacional del Tercero lleva el águila bicéfala. Con los años este hecho posiblemente fue olvidado y en Fuerteventura alguien pensó en modificar todas las moharras de los Guiones del Tercio adoptando el de la VII que le resultó más llamativo y curioso. Es decir, lo que en su día fue un ejercicio de pragmatismo, con el tiempo se convirtió en una seña de identidad.

El traslado: de Larache al Aaiún

El Tte Girona, Subayudante del Tercio, nos describe detalladamente las vicisitudes del traslado. Por la importancia de este hecho histórico lo vamos incluir íntegramente:

“Se consideraba, a efectos administrativos, como disolución de Unidad por lo tanto aquellos que fuéramos a Aaiún tendríamos derecho a percibir la indemnización por traslado forzoso de residencia, lo que suponía el cobro de dietas para el titular y la familia y el traslado de todos los bienes muebles por medio de transportes militares así como ser dotados todos los componentes de la familia del correspondiente pasaporte.

El Tercio D. Juan de Austria, 3º de la Legión, dejaría de ser y existir, se crearía el Tercio sahariano D. Juan de Austria, 3º de la Legión, que tendría como base las Planas Mayores de Mando y Administrativa del primitivo, así como la Compañía de Plana Mayor y la de Destinos, que con sus mandos correspondientes serían pasaportados a la plaza de Aaiún. Las Banderas serían las que eran actualmente expedicionarias en el Sahara de los Tercios 1º y 2º, así como el nuevo Grupo Ligero que nacía de los de Caballería también expedicionarios, y la Batería de Artillería también como unidad nueva. De la misma manera el 3er Tercio iba a perder su IX Bandera ya que se integraría de un modo absoluto en el 4º Tercio, a su vez trasladado desde Villa Sanjurjo, en Marruecos, a Villa Cisneros en el Sahara. Hasta su integración en el 2º Tercio, las actuales VII y VIII Banderas, formarían la Agrupación de Banderas que al mando del Teniente Coronel Jefe de Instrucción quedaría en Larache hasta su traslado a Riffien, en Ceuta. Todos los Jefes y Oficiales que lo deseasen ocuparían vacante en el Tercio Sahariano o lo harían en el 2º al integrarse las Banderas.

Cambiaban los legionarios de las Banderas; los de Larache se quedaban en Riffien y se recibía a los procedentes de la Banderas II y VI que eran, respectivamente, las de los Tercios 1º y 2º, que estaban desplazadas durante el periodo de operaciones en el Sahara. Permanecían invariables los Órganos de Mando y sus elementos auxiliares. Los Jefes, Oficiales y Suboficiales de sus Banderas podían tener su anterior destino. Por un lado, aquellos que teníamos un puesto o destino de los considerados como de confianza, decidimos seguir los pasos y las mismas vicisitudes que nuestro Coronel. Así es como fuimos al Aaiún, los Tenientes Coroneles Jefe de Instrucción y el Mayor, el Comandante Ayudante, los Comandantes de la VII y VIII Banderas, el Capitán Cajero, el Capitán de la Compañía de Destinos, algunos de los Tenientes y el Subayudante, que continuaba siendo yo.

Cada Unidad por si misma se encargó del embalaje de todo aquello que estaba responsabilizada, lo mismo ocurría con cada una de las Dependencias del Tercio; a mí, a Subayudantía, todo el mundo debía entregarme aquellos bultos que había confeccionado, con una numeración ya preestablecida y con la indicación del contenido de cada bulto. Los carpinteros fueron preparando jaulas para los muebles, cajones para las vajillas, la protección para los cuadros, es decir, la más correcta preparación del traslado de domicilio de una gran familia como una enorme casa en la que hay de todo.

Mi primordial tarea era la de coordinar todos los movimientos y establecer el control de los solarios y cargas de esos movimientos que eran de camiones en dirección desde Krimda al puerto de Larache donde todo se embarcaba en los barcos que, al efecto, había fletado transportes militares. A partir del momento en que llegó la orden de la marcha y, por tanto de la salida, el trabajo fue frenético. Debíamos cumplir a rajatabla el horario por que era mucho lo que estaba en juego, y no solo por el dinero, ya que tanto el valor de los fletes como los de los amarres en puerto eran considerable, sino por la necesidad de tener el Aaiún guarnecido por el Tercio. Pocos días después de ese 4 de septiembre, día de salida de los últimos barcos, emprendieron la marcha hacia Ceuta todos los que debían embarcar en los transportes que nos llevarían al Aaiún.

El Tercio fletó en Larache dos barcos pesqueros (del tipo bous) que llevaron a Aaiún todo tipo de alimento. Ese fue el principio de la desgracia del Coronel Asúa ya que se negó a pagar el arbitrio que por todo tipo de mercancía que llegaba cobraba el Gobierno del Sahara. El encargado de tal cobro era un Brigada de aspecto asténico y muy servicial con quienes tenían relación con la administración del territorio.

En Smara nos recibió el Comandante Paz Garnelo, Jefe de la VIII Bandera que ya la mandaba en Krimda y se vino aquí. Y con él todos sus Oficiales. Nos alegramos de volvernos a ver unos y a conocernos otros; los primeros procedentes del III Tercio, los segundos los que vinieron de Riffien y allí se volvían.

La situación profesional era satisfactoria; de la personal no nos podíamos quejar dadas las circunstancias pero todos nos encontrábamos mal con respecto a las familias. No nos apetecía nada estar separados. En una reunión con el Gobernador se lo expusimos y fue muy explícito y muy claro al decirnos que en el Aaiún no se va a construir casas para las familias. En Las Palmas se va a crear una barriada para la Oficialidad del Sahara, y allí podréis tener a la familia; habrá facilidad para poder trasladarse a Las Palmas y regresar, pero al Sahara no vendrán más civiles que los imprescindibles para los trabajos”.

Por su parte así nos describe el Cte. Cruz el traslado al Sahara:

“En principio sólo se trasladó el Coronel Don Francisco Javier de Asúa y Sejournat con su Ayudante, el Cte. Timón Lara, cinco Oficiales y seis Suboficiales, entre los que yo me contaba. Además unos 300 legionarios y Cabos, futuros componentes de las Baterías Transportadas de los Tercios 3 y 4. Salimos del puerto de Ceuta en la madrugada del 31 de agosto al 1 de septiembre de 1.958 en el Plus Ultra y llegamos a Las Palmas en la mañana del 3 de septiembre. Nos alojaron en la cima del morro de La Isleta en unas instalaciones en construcción. Dos o tres días después llegaron en el Ciudad de Sevilla los conocidos con el apelativo cariñoso de chupatintas, es decir, la Plana Mayor Administrativa y algunos componentes de la Plana Mayor de Mando a la que yo pertenecía. Ambos buques traían enseres del Tercio, incluido el depósito de víveres, con los que ocupamos dos tinglados del puerto de La Luz.

Sobre el 23 ó el 24 de septiembre salió la primera expedición marítima en dirección a la playa de Aaiún, lo hicieron en el buque de nombre Musel al que le tuvieron que cortar el palo mayor para evitar su zozobra con el exceso de carga. Se fueron en él todos los Oficiales y Suboficiales que habíamos acompañado al Coronel, formándose dos grupos, uno a proa y otro a popa que según contaban, no se pudieron ver hasta la llegada a playa de Aaiún, tal era el volumen de la carga. El Teniente Armando Menéndez de la Gala y yo, que nos marchábamos a Santa Cruz con las Baterías, a finales de septiembre, recibimos la orden de embarcar con destino a Villa Cisneros a los componentes de la Batería del 4º. Los enviamos en el correíllo semanal Capitán Mayoral”.

En definitiva, el Tercer Tercio mantuvo sus historiales, sus Guiones, sus Jefes de Bandera. Y parte de sus cuadros de mando y cambió totalmente de tropa, pues ésta quedó en Marruecos siendo sustituida por la tropa de las II y IV Banderas que ya estaban en el Sahara. Aunque el 3er Tercio perdió la IX Bandera al encuadrarse ésta en el 4º Tercio, ganó sin embargo al Grupo Ligero Blindado de Caballería nº1 y a la Batería Transportada nº 1, ambas de nueva creación. Más tarde en 1970, se constituyó otra Compañía más, la de carros Bakali.

Jefes de unidad en el Sahara

Coroneles del Tercio

Cap Ángel Gómez Prado Cab

Tte José Ripollés Cobeta Cab

Cap Francisco Velázquez Rivera Cab

Tte José Megías Gordón Leg./PLMT

Tte Rafael Payseo Gastón 8º/VIII

Tte Ignacio Adiego Vázquez 7º/VIII

Tte Jaime Carmona Velázquez 2ºEsc

Tte Juan Vallespín Gómez 3º/VII

Tte Antonio Ortega Morillo 1º Esc

Cap José Puente Casanova 2º/VII

Tte Federico Sánchez González 1º/VII

Cte Emilio Monje García 8º/VIII

Tte Benigno Martínez Pérez VIII Bra

Tte Adolfo Coloma Contreras 6º/VIII

Tte Juan Ösorio Duarte 1º/VII

Cap Carlos Gallardo Blázquez 4ª/VII

Cap Antonio Rodríguez del Cerro JEFE CARROS

 

Comments are closed.