Operaciones de Paz

DEL AAIÚN A PUERTO ROSARIO: FUERTEVENTURA 1976-1995

EMPIEZAN LAS OPERACIONES DE PAZ

Abriendo brecha

Desde que España ha intervenido activamente en Operaciones de Paz la Legión, en general, ha abierto brecha en las diferentes misiones bajo mandato de la ONU, OTAN, etc. El 3er Tercio, primero desde Fuerteventura y luego con mayor razón al estar en la Península integrado en la Fuerza de Acción Rápida (FAR) ha tenido la suerte de ser siempre puntero, alternando con los otros Tercios, a la hora de acudir a Bosnia-Herzegovina, Macedonia, Kosovo, Irak,….

Las primeras misiones de paz, en las que participaban componentes de tropa, se realizaron en la Antigua Yugoslavia, en concreto en Croacia y Bosnia-Herzegovina bajo el mandato de la ONU, dentro de la misión UNPROFOR (United Nations Protection Force). Así, con la primera Agrupación Táctica española que fue a la antigua Yugoslavia, la Málaga (noviembre-92 a abril de 93), el Tercio destacó a la Compañía Austria. Luego la siguiente Agrupación fue la Canarias (abril-93 a septiembre 93), al mando del Coronel Morales, Jefe del 3er Tercio, donde el principal esfuerzo de la aportación de fuerzas lo realizó el Juan de Austria. No ocurrió lo mismo con la Agrupación Táctica Madrid (septiembre 93 a marzo 94) que al estar liderada por la Brigada Paracaidista, el Tercio solo apoyó esta misión con un poco de personal especializado en la conducción de BMR y en el tiro con sus ametralladoras pesadas Browning 12,70 mm.

La Cía “Austria” con la Agrupación “Málaga”

El 12 de septiembre de 1992, el Tercio D. Juan de Austria formaba en Puerto del Rosario para despedir a la Compañía Austria que al mando del Capitán D. Sebastián Vega Murcia de la 7ª Cía marchaba a Almería para la fase de concentración de dos meses del contingente, en su mayor parte legionario, que se iba a desplegar a Bosnia-Herzegovina con la Agrupación Málaga, mandada por el Coronel Zorzo del 4º Tercio. Era la primera vez, desde la evacuación del Sáhara, que una unidad del Tercio marchaba a una zona de guerra. Por otro lado la Legión se jugaba mucho pues ante la mirada de muchos incrédulos se iba a poner a prueba una de las unidades más emblemáticas y preparadas para la guerra del Ejército español para llevar a cabo, sin embargo, una misión de paz al servicio de Naciones Unidas.

El gorrillo legionario iba a ser cambiado por un casco azul. Pero con ello cambiaría también la mentalidad de querer entrar en combate, acudir al fuego, el espíritu de la muerte…., ¿por la ayuda humanitaria? La Agrupación Málaga y las Compañías que la formaban como la Cía Austria iban a demostrar no solo su capacidad para las operaciones de paz sino que, además, iban a sacar la máxima nota: sobresaliente.

Esta Agrupación estuvo en zona entre noviembre de 1992 y abril de 1993, siendo su organización la siguiente: Mando y PLM, Cía Austria, Cía Gran Capitán, Cía Farnesio, Escuadrón de Caballería, Cía. Apoyo, Cía de Transmisiones, Secciones de Zapadores, Unidad de apoyo logístico (UAL) y Escalón Médico Avanzado de Tierra (EMAT).

El despliegue era en Dijulve: Mando y PLM de la Agrupación Táctica (AGT), Mando y PLM de Grupo Táctico (GT), UAL, Mando de Transmisiones, Una Cía y dos Secciones Del Escuadrón. En Dracevo: Mando del Destacamento, una Cía destacamento de la UAL, Unidad de Transmisiones, Mando de Zapadores, Dos Secciones de Zapadores. En Jablanica: Mando del Destacamento, una Cía, Destacamento de la UAL; Unidad de Transmisiones, una Sección del Escuadrón de Caballería (ELAC), una Sección de Zapadores.

La Cía Austria se convirtió en un Subgrupo Táctico Mecanizado (S/GTMZ) formado por PLMM, 3 Secciones de 23 legionarios y 4 BMR,s cada una, mas una Escuadra de morteros (1 BMR) y 1 BMR de transmisiones. La unidad más emblemática, por ser la que participaba junta casi siempre, era la Sección Mecanizada de tipo ligero contracarro y tres Pelotones mecanizados.

El 23 de octubre, partió la primera comisión aposentadora de la Compañía “Austria“, compuesta por el Brigada D. Jaime Clavaquera Ayala y 9 de tropa. El Coronel Palomino que estuvo de Cte. en la Málaga nos cuenta su experiencia y aunque nos habla de la Agrupación en términos generales, lo cierto es que su relato nos sirve de referencia como marco donde se desenvolvía la Cía Austria:

“El 18 de noviembre se dio escolta por primera vez a un convoy de ACNUR con ayuda humanitaria (alimentos, material de construcción, etc…). Las unidades de escolta salían de la base de Divulje a la 1 ó 2 de la madrugada, para al amanecer recoger el convoy en Metkovic, llegar con él hasta Jablanica y regresar. La carretera costera de Divulje a Ploce (150 Km), fuera de la zona de combates Metkovic-Jablanica, comenzó a cobrarse víctimas, en particular, al regreso de las misiones; un camión que volcaba, un BMR que caía al mar. El agotamiento de los conductores debido al número de kilómetros por carreteras difíciles y la tensión, hacían sus efectos. Mientras tanto la unidad española propiciaba y organizaba reuniones de croatas y serbios en Stolac para intercambios de cadáveres y conversaciones de acuerdos para el alto el fuego.

El 30 de noviembre la Agrupación, tuvo los primeros heridos por armas de guerra, una mina explosiona al paso de un vehículo en las inmediaciones de Stolac. A estas alturas de la operación, los medios de comunicación social conocían bastante bien, pues habían recorrido las carreteras, comido, dormido y pasado miedo junto a sus hombres, al Ejército español y particularmente a la Legión. Con sus publicaciones propiciaron que el pueblo español volviera a ver con cariño y sentirse orgulloso de su Legión.

La cantidad de accidentes en las carreteras, obligó al Mando a buscar una base que acercara los medios a la zona donde se cumplían las misiones, y así se encontró una nave de una fábrica textil en Dracevo (a pocos kms. De Metkovic, en Bosnia-herzegovina), que inició su actividad con una sección que iba rotando cada tres días. Las condiciones de vida en este destacamento eran, una vez más, muy duras. Las paredes eran de cartón piedra y al ser su capacidad limitada, había que recoger las mesas después de la cena, para extender los sacos en el suelo y dormir. Este destacamento será recordado, no solo por su comodidad en aquellos días, sino por el que se llamó mal de Dracevo, ya que casi todos los hombres que pasaron por allí tuvieron problemas intestinales.

En los primeros días de noviembre, se abrió la línea férrea PloceMostar y el día 7 una Sección española escoltaba el primer tren. La carretera del Neretva había dejado de ser la carretera de la muerte para ser la carretera de los españoles, el tránsito de convoyes se hace intenso, las escoltas VIP se hacen habituales y el destacamento de Dracevo había que incrementarlo para poder atender las misiones solicitadas. La base de Divulje había quedado como base logística y descanso de guerrero. “Las unidades iban rotando unos días por esta base para mantenimiento de vehículos y personal ya que las condiciones de vida en Jablanica y Dracevo no eran envidiables precisamente.

Más tarde comenzaron a llegar a los destacamentos los contenedores para dormitorios, duchas y servicios, siendo recibidos con regocijo por todos sus miembros. La vida cambiaba totalmente: ducha caliente después de las misiones y a dormir con calefacción. Se experimentaron los chalecos antibalas autocalentables pero siguió ganando el bidón de brasas en las proximidades de los puestos de centinela.

A últimos de febrero se cambia, a petición de ACNUR, el sistema de escolta de convoyes en zona caliente (Buna – Túnel de Salakovak): una sección en Buna, una sección en Salakovak y una patrulla continua, entre ambas. Este sistema permitía tener controlada la carretera en todo momento y de este modo los convoyes circulaban sin necesidad de escolta. Sin embargo, tenía el inconveniente de que los observatorios situados en principio y final de zona, eran tomados como blancos en los ejercicios de tiro de la artillería croata y serbia. Eso sí, siempre con la excusa de que tras nuestras posiciones se escudaban los adversarios.

Mientras tanto, el control de tráfico en la pista Tarcin-Kresevo (la carretera Tarcin-Sarajevo estaba minada) se estaba convirtiendo en un problema serio, pues al ser una pista de montaña y en mal estado a consecuencia de la nieve, no permitía el cruce de dos camiones, lo que obligó a instalar un nuevo destacamento (un Pelotón reforzado) en Kresevo a cargo de la Bandera de Operaciones Especiales, que además de regular el tráfico, ampliaba sus posibilidades de obtener información.

La misión de la AGT Málaga ha finalizado. Atrás quedaron esos destacamentos organizados, esa ruta abierta, más de 900 convoyes escoltados”.

La Agrupación “Canarias” en Bosnia

Respecto a la Agrupación Canarias el Coronel D. Angel Morales Diaz-Otero, Jefe del Tercer Tercio fue designado como Jefe de la Agrupación. La Plana Mayor, constituida mayoritariamente por personal del Tercer Tercio, desplegó en la ciudad bosnio-croata de Medugorje. Como unidad de maniobra disponía de un Grupo Táctico (GT), con base en la localidad de Dracevo que estaba al mando del Teniente Coronel Alonso Marcili (procedente del 4º Tercio de Ronda) llevando el Guión de la VIII Bra Colón. Se componía de las siguientes unidades: PLMM, Cía. Mecanizada Alba con personal procedente del 2º Tercio, Cía. Mecanizada Austria con personal del 3º Tercio (VII Bra), Cía. Mecanizada Farnesio con personal del 4º Tercio, Cía. PL.M y Servicios con personal del 3º Tercio (VIII Bra) y Cía. Armas de Apoyo ya en zona de operaciones con la AGT Málaga..

Posteriormente se recibiría una Compañía de refuerzo, procedente del Tercio Gran Capitán Primero de la Legión de Melilla, a la que se bautizaría con el nombre de Cía Muñoz Castellanos en recuerdo del Teniente del mismo nombre que, formando parte de la Cía Alba, murió a consecuencia de las heridas producidas por metralla de mortero croata mientras se dirigía al ayuntamiento musulmán de Mostar este. De la Agrupación (AGT) formaba también parte la Unidad Logística, al mando del Cte. López de Maturana, compuesta mayoritariamente por personal del Tercer Tercio, que se encontraba ubicada en una base del Ejército croata en Divulje, cerca de la ciudad de Split. Finalmente una Unidad de Operaciones Especiales del 4º Tercio, un Escuadrón de Caballería y una Unidad de Zapadores paracaidistas y de Transmisiones completaban el organigrama de la Agrupación.

Además del despliegue citado en estas localidades de Medugorje (Mando y Plana Mayor) Split (U. logística) y Dracevo (Principal base del Grupo Táctico), el GT Colón, tenía un destacamento permanente en Jablanica, a unos 40 Kms aguas arriba sobre el Neretva, y un destacamento esporádico, aunque al final de la misión se convirtió en permanente, en la zona musulmana de Mostar.

De nuevo, muertos y heridos en zona de guerra

Esta Agrupación sufrió los efectos del desencadenamiento de las hostilidades entre las fracciones bosnio-croata y bosnio-musulmana que se originaron en Mostar en mayo de 1993 por lo que, a los riesgos propios de la misión, hubieron de afrontarse los de encontrarse literalmente en medio de dos fuegos, teniendo que atravesar constantemente la línea de confrontación. La Agrupación tuvo 10 muertos de ellos uno del 3er Tercio, el CL D. José Manuel Gámez Chinea y numerosos heridos. Además del Tte. Muñoz Castellanos del 2º Tercio, falleció el Tte Aguilar del 1er Tercio, Sgto. Tornel (Escuadrón de Caballería), legionario Jiménez Jurado y León Gómez del 4º Tercio y cuatro paracaidístas del Batallón de Ingenieros, el Sgto. Delgado y los CLP Mate, Aguilar y Piñero (PLMM).

Las mayores pérdidas se ocasionaron como consecuencia de un accidente y un bombardeo. En el primero se vió envuelta la tripulación de un vehículo blindado BMR de Zapadores paracaidístas. Ocurrió el 3 de junio cuando el vehículo cayó al río Neretva, en el puente de Verdi, en plena línea de confrontación y del que sólo se salvó el conductor. El Coronel ordenó organizar una operación de rescate, dirigida por el Comandante Coloma de la BOEL, antiguo componente del 3er Tercio, y contó con el apoyo de buceadores británicos y de una Unidad de Zapadores Anfibios que se trajo de España y en tres días, fieles al espíritu de compañerismo, recuperaron los cuatro cadáveres de la tripulación, operación en la que estuvieron escoltados por la Compañía Austria, mientras las balas croatas y bosnias cruzaban sobre sus cabezas.

El día 30 de junio de 1993, el destacamento de Jablanica fue bombardeado con fuego de mortero resultando muerto un legionario del 4º Tercio y 14 heridos. Entre ellos, fueron heridos por la metralla el Cabo André Cornille y el C.L Angel Espinosa Ramos, en un ojo, ambos del 3er Tercio. Unos días más tarde, unas fuertes concentraciones de artillería y morteros cayeron en las proximidades del Cuartel General del IV Cuerpo de BiH (Mostar), donde desplegaba la Sección que patrullaba el barrio musulmán. Sólo se produjeron desperfectos en los BMR,s. Otro bombardeo similar, al día siguiente, ocasionó dos heridos leves y uno grave, el Cabo C.L. Roberto Vicente Dobao, con herida cráneo-encefálica.

El Coronel Salafranca Alvarez, que estuvo con la Canarias de Cte., nos cuenta su vivencia:

“Cuando se vio la posibilidad de que el conflicto bosnio se prolongara en el tiempo y fuera, por lo tanto, necesario seguir asistiendo humanitariamente a la población, se planteó el relevo de la Agrupación Táctica Málaga, que tan magnífico trabajo estaba desarrollando, por otra unidad similar compuesta por legionarios en su mayoría, con los apoyos necesarios que, la Legión, formada únicamente por unidades de Infantería, no podía en principio proporcionar. Era la época en que el pueblo español redescubría a la Legión que siempre había estado dispuesta a trabajar en lo que le mandaran como exige su Credo y al desarrollar con éxito su humanitaria labor, vencía las reticencias, que hechos poco afortunados, protagonizados por algún antiguo legionario que nunca mereció serlo y excesivamente aireados por algún sector de los medios de comunicación, habían provocado en quienes no conocían a fondo su espíritu de sacrificio y sobre todo de disciplina.

Vencida estas reticencias y ante la dureza e incertidumbre de la misión que desarrollaba la AGT. Málaga, lo lógico era que se continuara pensando en la Legión. Por esta razón, el día 24 de marzo a las 8.00 después del izado de Bandera, las unidades del Tercio y Unidad de Servicios formaron en el patio de armas del acuartelamiento para despedir al Coronel Jefe D. Ángel Morales Díaz – Otero y parte de su Plana Mayor que ese mismo día emprendían la marcha hacia Almería donde pocos días después sería concentrada la AGT Canarias. El resto del personal del Tercio partió cuatro días más tarde en tres aviones Hércules.

Hay que hacer constar que en esta ocasión el Tercio 3º llevaba el esfuerzo principal de la misión, pues no en vano, se desplazaron para cumplirla un total de dos Jefes, veinte Oficiales, treinta y tres Suboficiales y ciento ochenta y cinco de tropa, y como siempre, la unidad supo estar a la altura de las circunstancias sin regatear esfuerzos y poniendo todo su empeño, voluntad, trabajo y tesón cuando fueron requeridos sus servicios por el mando.

En lo que respecta a la organización, visto que la nueva Agrupación sería legionaria y de toda la Legión, se pensó en principio en una organización similar al de AGT Málaga con las variaciones que la experiencia había ido introduciendo en aquélla desde el principio de la misión y con la participación de que todas aquellas funciones logísticas que no requiriesen un personal altamente especializado, serían asumidas también por la Legión; pues no parecía caballeroso dejar el trabajo menos brillante a otros, sobre todo porque la experiencia de algún ejercicio táctico Dragón Hammer 91, había hecho saber que la Legión era capaz de soportar la logística en una zona de acción en el extranjero, al menos a nivel de Agrupación Táctica.

En cuanto al personal, con las premisas expuestas de la Agrupación recayó sobre el Coronel Jefe del Tercio D Juan de Austria 3º de la Legión que eligió como Jefe de su Plana Mayor de Mando a uno de sus Tenientes Coroneles, diplomado de Estado Mayor y con amplios conocimientos de ingles, idioma oficial de la misión. Del Tercio 3º, por la misma razón salió la mayor parte de la Compañía de Plana Mayor de Mando no técnicos de la unidad Logística que para una operación de estas características y a gran distancia de territorio nacional constituía una pieza clave.

En razón con la experiencia adquirida con la AGT Málaga, se incrementó el número de Oficiales con dominio del inglés, especialmente en la Plana Mayor, y, para que la experiencia que adquirieran en la misión fuera posteriormente aprovechable, se busco la participación de miembros de las unidades que forman parte de la Fuerza de Acción rápida (FAR). Otra particularidad del personal fue la mayor participación de tropa de reemplazo, procedente de quiénes elegían prestar se su servicio militar en la Legión; pues pese a las limitaciones políticas que el empleo de militares de reemplazo en misiones fuera del territorio nacional aconsejaba, el mando de la Legión entendía que no se podía privar a quienes voluntariamente decidían pertenecer a estas fuerzas especiales, de participar en una misión que llevaba a cabo su unidad y para lo que eran, a su vez, voluntarios. El resultado fue excelente.

Lo mismo cabe decir de la unidad logística con mando y mano de obra legionaria y funciones técnicas desarrolladas por personal especializado.(mantenimiento, terminal aérea de la Bripac, terminal marítima de las Compañías de mar, asistencia sanitaria etc….). El material era el que ya había empleado la AGT Málaga, una vez repuestas las bajas. Se incrementó la dotación de medios de transmisiones especialmente adaptados tanto a la extensión de la zona de acción, como a la lejanía del territorio nacional.

Como resumen de todo lo visto sobre el terreno y de lo leído posteriormente cabe destacar la perfecta adaptación a la misión de los “vehículos blindados sobre ruedas” (BMR) y “vehículos de exploración de Caballería” (VEC) que fueron expresamente valorados por el personal de otros contingentes que fueron testigos de sus altas prestaciones. Lo mismo cabe decir de los vehículos ligeros Nissan de dotación en el Ejército de Tierra. Quizá mención especial cabe hacer de los “vehículos multiplataforma de recuperación” (Vempar), que fueron un muy eficaz medio en numerosas funciones logísticas.

La misión o, mejor dicho, la evolución de la misma, fue quizá la nota diferencial de la AGT Canarias. En efecto, toda la organización y preparación de nuestra Agrupación iba encaminada a continuar con las misiones asignadas a la AGT Málaga, todas ellas enfocadas a la escolta de convoyes de ayuda humanitaria y a mantener expedita la vía principal de acceso de dicha ayuda a la zona más necesitada que era la sitiada Sarajevo. Pero coincidiendo exactamente con el relevo de las Agrupaciones, surgió la ruptura de relaciones entre croatas y musulmanes, hasta entonces aliados. Esta circunstancia hizo muy importante algunos de los cometidos realizados por la AGT Málaga, y sobre todo surgía la autorización desde territorio nacional de interposición entre fuerzas. Además la ruptura de hostilidades provocó serias limitaciones en la libertad de movimientos en el doble aspecto de destrucciones en la ruta hasta entonces utilizada y de dificultad de otras rutas al tener que atravesar la línea de confrontación con las limitaciones impuestas por los bandos contendientes. Finalmente, las agencias de ayuda humanitaria, abandonaron en algunos casos y redujeron en otros la realización de sus cometidos, debiendo la Agrupación asumir muchos de ellos.

Aparte del aumento de riesgo, seriamente asumido, la labor diplomática y de convencimiento de nuestra estricta neutralidad, adquirió un volumen extraordinario. El número de escoltas a autoridades de ambos, o de los tres bandos y a otras de las diferentes organizaciones internacionales aumentó considerablemente. Las entrevistas, negociaciones y acuerdos (la casi totalidad, incumplidos), a los que se prestaba protección, apoyo e incluso alojamiento, fueron continuas. La entrada en ambiente fue inmediata. A partir de entonces, con más o menos altibajos los acontecimientos se sucedieron a una velocidad de vértigo; de tal forma que ya el 3 abril un Teniente que patrullaba con su Sección al norte de Jablanica tuvo que resolver una gravísima situación al acogerse a su protección los habitantes de unas aldeas croatas y tratar los musulmanes de tomarlos como rehenes, amenazando con sus armas a la propia Sección.

Poco después, el 5 de mayo, otra de nuestras Secciones, que escoltaba a miembros de una comisión mixta, tuvo que evitar que fueran retenidos en Konjik, población al norte de Jablanica. Al día siguiente, la Agrupación sufrió un herido, al pisar un VEC en misión de reconocimiento de nuevos itinerarios, una mina. Al día siguiente, nuevo incidente, al recibir fuego de mortero una Sección española que escoltaba al General Petkovila (milicias HVO). Dos días después el turno fue del General Pasalic (Armija), a quien se impidió el acceso a Mostar pese a estar acordado, intentando asimismo retenerle. Llegamos sin solución de continuidad al 9 de mayo en que el HVO (milicias bosnio-croatas), desencadenó una ofensiva sobre Mostar donde las hostilidades que ya se habían iniciado no cesarían de forma efectiva durante toda la permanencia de la Agrupación.

En medio de esta ofensiva, sufrió la Agrupación su primera baja mortal, al resultar herido el 11 de mayo por fuego de mortero el Teniente D. Arturo Muñoz Castellanos, que fallecería el día 13 después de haber sido evacuado a España. Tampoco en cuestión de bajas hubo ningún respiro, pues el día 14 sufrió un BMR un accidente con tres heridos y el 15 también resultó herido por una mina un Sargento de Zapadores. Mientras, las acciones de los dos bandos en Mostar continuaban, con una contraofensiva musulmana desencadenada el 17 de mayo. El 18 hubo una reunión al más alto nivel con los presidentes Tudjman (Croacia), Jtzebegovic (musulmanes bosnios), y el Sr.Owen (mediador de ONU), además de la presencia del Ministro de Defensa Español que visitaba la Agrupación.

En vista de los acontecimientos y del aumento de misiones se había solicitado el envío de una cuarta Compañía que, procedente del Tercio Gran Capitán se incorporaría el día 20 de mayo, tomando el nombre del Teniente Muñoz Castellanos. Durante el resto del mes de mayo, las alternativas acciones de uno y otro bando se fueron sucediendo provocando graves dificultades en el cumplimiento de la misión e incidentes como disparos de 12,70 contra nuestros BMRs, lanzamientos de granadas contra los mismos, disparos de francotiradores contra nuestro personal, muerte de un periodista belga en nuestra zona de acción y cada vez mayores limitaciones a nuestros movimientos.

El mes de junio no fue diferente y el día 11 se colmó el rosario de agresiones con la muerte, por el fuego de un francotirador, del Teniente D. Francisco Jesús Aguilar Fernández, de la recién incorporada Compañía Muñoz Castellanos, caído como su compañero de promoción, al tratar de socorrer un hospital con plasma y medicinas. El ambiente era cada vez más hostil a nuestra presencia de testigos molestos, no siendo los únicos en sufrir las consecuencias pues personal de Acnur (Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados) y Observadores de La CE también sufrieron bajas. Mientras tanto, las unidades que patrullaban Mostar recibían continuamente fuego de morteros y el atravesar la línea de confrontación debía hacerse con tal velocidad que provocó la caída al río Neretva en Dreznica de un vehículo de combate de zapadores paracaidistas con el saldo de cuatro ahogados al no poderse liberar del equipo de combate.

Los meses de julio y agosto fueron un continuo tejer y destejer de negociaciones para lograr el cumplimiento de nuestra misión principal de ayuda humanitaria. En una de estas misiones en la que se había introducido un convoy en Mostar, cuando un segundo mucho más importante y acompañado de autoridades de las agencias humanitarias y representantes de numerosos medios de comunicación, intentó hacer lo propio; los dos bandos trataron de aprovechar la baza propagandística. De esta forma, los croatas detuvieron el convoy con manifestaciones y los musulmanes lo retuvieron por acciones de civiles en el barrio este de Mostar desde el 25 al 31 de agosto, liberando al personal de agencias y medios el día 28.

Sin olvidar las bajas, la Legión honra a sus muertos. Cuando salimos de Almería estábamos lejos de suponer que iban a ser diez y muchos más los heridos. La misión, que duda cabe, implicaba un riesgo cierto, la AGT Málaga había tenido heridos, en parte por los accidentes debidos a la enorme cantidad de kilómetros recorridos en dificilísimas condiciones y también por minas. Pero además, las circunstancias del enfrentamiento entre croatas y musulmanes y la repetida condición de testigos inoportunos, agravaron los problemas. Unidos estuvimos desde la creación de la Agrupación con nuestros compañeros de otras unidades, la muerte unió a jinetes y paracaidistas con legionarios, estos son sus nombres: Tte D. Arturo Muñoz Castellanos del Tercio 2º, Sgto D. Francisco Tornel Yáñez, Brigada de Caballería “Jarama”, Tte D. Francisco Jesús Aguilar Fernández, Tercio 1º, Sgto D. José A. Delgado Fernández, Clps D. Agustín Mate Costa, D. Samuel Aguilar Jiménez, D. Isaac Piñeiro Varela, todos ellos del Batallón de Ingenieros Paracaidista, Cl,s D. Francisco Jiménez Jurado, D. José León Gómez, ambos del Tercio 4º y Cl D. José Manuel Gámez Chinea del Tercio 3º .

El entonces Capitán Armada Vázquez también nos describe, dos meses después de llegar a zona la Bandera Colón, como se habían desarrollado los acontecimientos:

“El 26 de marzo de 1993, se constituye la VIII Bandera Ligera Mecanizada Colón, bajo el Mando del Teniente Coronel D. Enrique Alonso Marcili. Durante dieciocho intensos días, en la Base Alvarez de Sotomayor de Viator, Almería, nos preparamos, nos conocemos y se ultiman detalles con las unidades procedentes de los Tercios de Ceuta, Fuerteventura y Ronda, así como Unidades de Transmisiones de la Brigada Paracaidista, consiguiéndose formar una Bandera lista para realizar las Misiones de Ayuda Humanitaria que la ONU pedía a España.

Después de cinco días embarcados en el T.A. Castilla, arribamos al puerto croata de Split el día 19 de abril, donde nos esperaba una representación de la AGT Málaga. Tras las formalidades reglamentarias, nos dirigimos al destacamento de Drácevo, base del puesto de mando durante la misión. A continuación, cada una de las Cías se dirigen a los Destacamentos asignados, haciéndose cargo de las misiones que tenía encomendadas a la AGT anterior; La Bandera ya está desplegada. Al día siguiente se nos ordena trasladar una Compañía a Mostar, para estabilizar la cambiante situación del conflicto en la ciudad y verificar el cumplimiento del alto el fuego. Al mismo tiempo, se llevan a cabo escoltas de convoyes, reconocimientos, protección de itinerarios, escolta de Autoridades y otras tantas misiones de diversa índole.

El día 25 de abril, la II Sección de Compañía Farnesio, al mando del Teniente Monterde, mientras realizaba el reconocimiento de la carretera de Jablanica a Konjic, es detenida por un centenar de civiles y sesenta militares del HVO (Ejército Bosnio Croata) que siendo acosados por la Armija (Ejército Bosnio Musulmán) huían de sus hogares. La Sección es rodeada por los primeros en busca de protección y amenazada por los segundos, para hacer a éstos prisioneros. Finalmente, tras mucha tensión se logra salvar al personal civil. El cinco de mayo, la I Sección de la Compañía Farnesio al Mando del Teniente Sánchez Herraez, es emboscada y detenida a la entrada de Konjic, donde viven momentos de gran incertidumbre con disparos, amenazas y ultimátum para que abrieran los vehículos por parte de la Armija. La Sección cumplimentando la orden recibida, evitó una masacre al personal civil que a su cargo llevaba en el interior de los vehículos.

Hechos de este estilo, se suceden diariamente producidos por parte de ambos bandos beligerantes. Tras una relativa calma en la cuidad de Mostar, gracias a la presencia propia de una comisión mixta que para tal efecto se había organizado, el día 9 de mayo se inicia la apertura de fuegos por las fuerzas del HVO sobre las posiciones de las fuerzas musulmanas de la ciudad de Mostar. La Sección que en ese momento se encontraba en la ciudad, reúne a su unidad y alcanza una posición desde donde puede protegerse de los fuegos y observar los acontecimientos. En su apoyo se envían dos Compañías que alcanzan la entrada de Mostar, sin poder pasar hasta el día siguiente, en que se realiza el relevo… (el Capitán Armada sigue narrando los hechos ya descritos por el Coronel Salafranca relativos a las bajas que sufre la AGT Canarias.

Haciendo un resumen, y volviendo la vista atrás, la Bandera, a los dos meses de su llegada a Bosnia ha realizado un total de: misiones en Mostar 66, escoltas Acnur 62, escoltas VIP 50, escoltas Logísticas 27, intercambios de prisioneros y cadáveres 8, reconocimiento de Itinerarios 36, aperturas de corredores 5, recuperación de vehículos 6, operaciones de mantenimiento 233, misiones cumplimentadas por B.M.R.s Mercurios de la Sección de Transmisiones 289.

Con respecto al Destacamento, se han producido 16 evacuaciones de enfermos, 26 intervenciones en el módulo quirúrgico y 167 misiones de la Compañía de Zapadores. Actualmente, la Bandera sigue realizando las mismas misiones que tiene encomendadas, y después de ésta pausa en el camino, volvemos la vista al frente y seguimos comprometiéndonos a cumplir fielmente con cada uno de los Espíritus de nuestro credo”.

Comments are closed.